CAMELÓDROMO

En el Camelódromo Balneário Camboriú usted encuentra más de 230 tiendas de diferentes segmentos. Desde tiendas de electrónica, hasta artículos deportivos, moda femenina, masculina, infantil, medios de comunicación, libros, cosméticos entre otros diversos artículos.

EL PASADO

La historia de los comerciantes que formaron el actual camelódromo comenzó en 1986, cuando coloreaban la Avenida Atlántica con sus carpas de lona, la mayoría de ellas con productos artesanales. Pero además de ellos, mercaderes de São Paulo y de Rio Grande do Sul traían sus productos y utilizaban el mismo lugar para exponer sus mercancías.

La competencia con los grandes mercaderes motivó al grupo, de unos 80 artesanos nativos, a reunirse para reclamar al ayuntamiento, apoyo a los feriantes locales. Este movimiento resultó en el apoyo de la administración para regar a los mercaderes de fuera y en contrapartida los feriantes adquirieron 160 permisos para regularizar sus pequeños comercios. Luego, formaron la Asociación de los Pequeños Comerciantes Ambulantes de Balneário Camboriú.

En 1991, el grupo fue dirigido por el poder público a la Plaza de la Lagoa, donde permaneció hasta el 31 de diciembre de 1994, cuando dejó el local por cuenta del proyecto de la calle 24 horas. Se mudaron a la Avenida Brasil y se quedaron hasta 1997, fecha en que finalmente se adquirió el terreno frente a la Iglesia Matriz Santa Inés, donde actualmente funciona el camelódromo.

EL PRESENTE
El Camelódromo Balneario Camboriú funciona como un gran condominio, exactamente como sucede en su edificio. Cada tienda tiene un propietario. Y como en los edificios, hay un síndico, que es responsable del mantenimiento de las áreas comunes, por el área de paseo y por otras demandas de interés de los comerciantes y de los propietarios de los quioscos.

El camelódromo está entre los mayores condominios de la ciudad, con 280 inmuebles con matrículas individualizadas, legalizadas por una ley especial creada para atender a una demanda social, además de ser uno de los mayores complejos comerciales populares de Santa Catarina. Las tiendas se distribuyen entre cinco corredores que se encuentran en una amplia plaza de alimentación, que contiene además cajeros automáticos y sanitarios masculino y femenino.

Se estima que circulan por el lugar los fines de semana cerca de 15 mil personas, entre visitantes y trabajadores del lugar.

El complejo atrae una cantidad significativa de la ciudad por estar en una ubicación privilegiada, frente a la Iglesia Matriz Santa Inés, y, por ofrecer una gran diversidad de productos que atienden al gusto de todas las edades y clases.

SEGUINOS EN FACEBOOK